La regla del 85%

Hace unos días me encontraba practicando para una presentación que tuve en el trabajo. Practicaba, practicaba y practicaba, y cada vez lo hacía mejor. Las palabras me fluían y la estructura de mi contenido era impecable. Llegó el momento de la verdad y estaba muy preparado, muy concentrado y listo para dar mi 100%, hasta pantalones formales me puse y era por videollamada, con eso les digo todo.

Mi presentación no fue mala, sin embargo, me quedé con ese sabor de boca de “pudo haber estado mejor”. Hubo cosas que olvidé mencionar y por momentos perdí la estructura. ¿Los nervios? Tal vez. Terminó la presentación y reflexioné sobre lo sucedido. ¿Cómo se me pudo olvidar esta parte si tanto la practiqué? – pensé. Fue entonces que caí en cuenta que fui víctima de la regla del 85%.

Cuando practicaba me encontraba relajado, incluso con música de fondo y en ropa cómoda. Conforme practicaba, mejoraba y me sentía cada vez más confiado y desenvuelto. Pero llegó la hora cero y era tanta mi concentración y ganas de dar mi máximo que olvidé el mantenerme relajado, perdí mi “cool” y eso hizo que no lo hiciera tan bien como cuando lo practiqué en mi cuarto caminando de lado a lado montado en mis boxers de Batman.

85%

La regla del 85% dice que cuando estamos relajados rendimos mejor.

Cuando alcanzamos el 85% de nuestra capacidad lo hacemos mejor que cuando estamos al 100% o más bien, cuando estamos sueltos y relajados rendimos mejor que cuando estamos nerviosos y totalmente concentrados.

No se trata de relajarnos de más y perder la concentración, no, cómo lo dijo Hugh Jackman en el podcast de Tim Ferris “es encontrar el correcto nivel de relajación”.

Y ¿cómo llegamos a ese momento? definitivamente con la práctica y la preparación. Existen algunas técnicas de respiración y otras herramientas que podrán ayudar, pero la realidad es que la experiencia y la preparación son las que marcarán la diferencia. Y ¿cómo nos preparamos? practicando una y otra vez. Y ¿cómo tomamos experiencia? simplemente haciéndolo, atreviéndote a llevarlo a cabo una y otra vez hasta que lo domines, y más que dominarlo, lo hagas de manera relajada. Ante la duda, nervios y miedo recuerda que cada vez estás un paso más cerca de logar ese 85% que, con el correcto nivel de relajación, será mejor que tú 100%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s