El propio peso de las cosas

Hoy tuve una entrevista de trabajo, posiblemente la entrevista de trabajo en la que más he querido que me vaya bien. Como toda entrevista que he ido iba entusiasmado (un poco más de lo normal),  preparado (como siempre) y un poco nervioso, aquí permítanme abrir un paréntesis más extendido.

Los nervios es algo que veo positivo, siempre y cuando los puedas controlar y canalizar. ¿Por qué positivos? porque para mí significan que enfrentaré una situación desconocida o fuera  de mi zona de confort pero en la cual quiero hacer mi mejor papel. Si las cosas salen bien, tal y como esperaba ¡Perfecto! sirvió mi preparación. Si las cosas salen mal o por debajo de lo que esperaba ¡a seguir intentando! aprendiendo de los errores para no volver a cometerlos y cada vez acercarme más y más a mi mejor versión.  Además que chiste hacer algo si no te provoca ese “cus-cus” ¿no creen? la satisfacción al final no será igual.

Llegue 5 minutos antes de lo citado, esperé unos 10-15 minutos para pasar y la entrevista duro alrededor de 45 minutos.

Pocas veces he salido tan alegre y satisfecho de una entrevista. En el camino a casa estuve reflexionando porque tenía ese sentir de satisfacción, ¿Me habían ofrecido algún trabajo? No ¿Me prometieron ofrecerme trabajo en el futuro? No ¿Me dijeron “finalmente llego lo que siempre estuvimos esperando”? jajaja claro que no. Después de un rato de reflexión caí en cuenta que el buen sentimiento que tengo es porque todo lo que hice y dije fue ser yo mismo.

Parte de esto fue también gracias a la entrevistadora que propicio el ambiente para que yo me en confianza y platicando con una fluidez como con un amigo.

A lo que voy es que las entrevistas para eso son, para que conozcan a tu verdadero yo. De nada sirve que inventes cosas que no has hecho, que digas cosas que no son, que tomes poses que no eres, al final las cosas caen por su propio peso. Estas malas prácticas probablemente te conseguirán un empleo, sí, pero uno que no disfrutaras, que por ende no darás tu 100% y que te traerá como resultado dejar ese trabajo. Habrás perdido tu tiempo pero todavía más importante habrás perdido tu credibilidad.

Sé honesto, ve de frente, prepárate, pregunta, relájate y te aseguro que la satisfacción será mayor. Como mencione en el párrafo anterior “las cosas caen por su propio peso”, si haces las cosas bien tarde o temprano terminaras en el lugar adecuado.

Buen jueves, los dejo porque ya empieza el juego de mis Pats.

CA3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s